jueves, 9 de diciembre de 2010

OBSEQUIO DE "REYES"

Comprobó todos los ajustes, probó si los anclajes de la montura estaban bien sujetos al trípode, volvió a repasar la alineación y comprobó que el telescopio estuviese bien equilibrado.
Únicamente tenía que esperar a las 8 de la tarde y, amparado por la oscuridad de la hora, deleitarse con la la observación más importante de su vida. Su descubrimiento.
Que el profesor de Astronomía se empeñara en seguir despertando su interés era algo que ya no le importaba, ahora tenía un auténtico aliciente. Por fin había encontrado su parcela para estudiar y analizar. Había comenzado a aplaudir el regalo que sus padres, siempre preocupados de su educación, le habían hecho en "Reyes" del año pasado.
Contento con el resultado, enfocó el objetivo que por una vez no estaba dirigido hacia el silencio y la oscuridad de un aburrido firmamento en el que nunca sucedía nada. Llevaba todo el curso mirando una luna, tan sosa como sus manchas, brillantes estrellas que no le decían nada, nebulosas y otras zarandajas.
La noche anterior había tenido una revelación en el momento en el que dirigió el enorme objetivo hacia el ventanal tras el que evolucionaba aquella fantástica mujer.

Imagen: Telescopio Herschel.

22 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Hola.
me has mantenido hasta el mismo final interesadísimo; no sabía lo que iba a descubrir y al final... jajaja. Vaya pillín! Des astrónomo poco.
UN abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Buenísimo.

entresuelos dijo...

hacía tiempo que no me pasaba por aquí, he estado fuera de este mundo virtual un tiempo, pero me alegra volver a retomarlo y ver que sigue igual de maravilloso.
un saludo

Caminante dijo...

Todo niño ha tenido alguna vez la ilusión de ser astronomo, o astronauta, y todo niño alguna vez también ha tenido la ilusión de ver a su vecina...

Pronto volveré a saludaros, voy a ver si me desentumezco un poco los dedos, mientras tanto os dejo un enorme beso.

Elena Lechuga dijo...

si es que lo que no acerque un telescopio...

Raposo dijo...

Pois si que lle atopou unha boa utilidade, de aí a facerse fotógrafo de prensa rosa non hai mais que un paso!

Marisa dijo...

Al fin, pensarán sus padres,
parece que le está sacando
provecho al obsequio de Reyes,
sin saber que tenía su
particular estrella.

Muy bueno, el desenlace final
de sobresaliente.

Besos

Aldabra dijo...

es que el voyeurismo tiene su aquel... ¡donde va a parar!, no hay estrellas ni lunas que se comparen con un ventanal donde hay una mujer.

biquiños,

Froiliuba dijo...

Jajajaj, me recuerda a uno que yo sé, que se dedicaba a mirar si no por telescopio...

como te conozco ya , desde un principio me imaginaba qué miraba, pero es buenísimo. me gusta.

Aldabra dijo...

he querido escribirte un correo pero es que ahí atrás quise hacer una estructuración en el correo y perdí un montón de direcciones... ¿querrías enviarme un correo para que me quedara tu dirección?

es que quería contestarte a tu comentario en mi último post pero prefiero hacerlo de modo personal.

biquiños, y perdón por la molestia y mi torpeza.

Unai, Eibar dijo...

¡Magnífico!

Un saludo.

Rosa Cáceres dijo...

¡Ole! ¡A espiar a la sex simbol del barrio! Si es que ya eso de mirar las estrellas se queda corto jajaja
Me ha encantado por la sorpresa final.

Un besico

Balteu dijo...

¡Caramba, al estudiante se le despertó el hombre que lleva dentro! Había pensado que miraría a alguna estrella celestial y resulta que descubrió una estrella terrenal.
Muy bueno Ana, una entrada tan ingeniosa como el propio telescopio.

Un acio de bicos pra ti.

MTeresa dijo...

Es un buen relato,
interesante
que mantiene el suspense

Alís dijo...

Según iba leyendo temía que la estrella que centraba su atención no estaba en el cielo. Al menos le sirve para aprender bien el manejo del telescopio. Ya le llegará el momento de volver a mirar el firmamento.
Muy bueno el relato

Biquiños

Pamela dijo...

COnozco más de algún "astrónomo" de estos!

Albino dijo...

Y es que los telescopios, puestos en horizontal, enfocando a las ventanas de las casas vecinas, pueden ofrecer panoramas mucho mas sugestivos que las estrellas del firmamento.
Aunque no tenga mcuho que ver, recuerdo una frase de Jardiel Poncela: "En las playas de Los Angeles te puedes tumbar sobre la arena y contemplar las estrellas, o tumabar sobre la estrella y contemplar la arena".
Con cariño

Unai, Eibar dijo...

Gracias por tu visita.

Queria comunicarte que he transladao el blog a la siguiente dirección, para que no me pierdas la pista y creas que he abandonado el blog.
http://www.urbexpain.com

A mano derecha tienes para registarte y seguirme desde la nueva página.

Disculpa la charla, ya creare un tema en el blog redirecionando ;)

Un saludo y FELICES FIESTAS!!

Susi DelaTorre dijo...

Pues estaba yo pensando en lunas, estrellas, planetas y lamentando mi poca visión celestial, cuando el final me ha llegado con forma de sonrisa...


¡Me encanta el optimismo contagioso de este relato!

Besiños!

Ricardo Miñana dijo...

Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica pase de largo.

¡¡Feliz año 2011!!

Un abrazo.

Rosario dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada ha sido muy interesante.

Albino dijo...

Por fin descubri la auténtica utilidad de los telescopios. Y además, con su largo alcance, no necesita que sea la vecina de en frente. Basta con que no haya edificios que intercepten entre tu casa y la de ella.
Esto, en versión crimen, me recuerda "La ventana indiscreta" de Hichckok