martes, 11 de enero de 2011

POR FIN LIBRE

El autobús se había parado. Hacía frío, mucho frío y el día estaba tan triste. El paisaje que asomaba por la ventanilla era desolador: una fila de feas casas se alargaba hasta perderse en la recta; la carretera asomaba herida y salpicada de charcos y no se veía a nadie por las destartaladas aceras.
Sin embargo ella se sentía relajada, tranquila y, sobre todo, liberada. Pensó: “como los caballos de aquella estatua”.
Pero, le molestaban los zarandeos de aquel hombre.
A cada nuevo tirón de la manga de su gabardina, alzaba la voz un poco más y repetía.
-  Señorita, tiene que bajarse, el autobús ha llegado a destino.
- Señorita, señorita, llamaba  otro hombre, mientras se  acercaba
Una nueva sacudida en su manga, la obligó a mirar.
Dos hombres desconocidos estaban hablando al tiempo tratando de llamar su atención.
Entonces, sin decir nada, abrió el bolso y se lo mostró:
Bajo un gran cuchillo ensangrentado aparecía lo que semejaba un escroto y un pene...

Imagen: De Elia Fuentes.-  http://www.flickr.com/photos/seix0

12 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Huy! cualquiera se mete con esa mujer... te deja...jo!
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Buen paseo ...mejor que se quede en el transporte.

Marisa dijo...

¡Huy, qué fuerte!
No me esperaba
ese final.

Conozco la escultura,
la verdad que los
caballos llaman
la atención.

Besos

Aldabra dijo...

¡¡que miedo!!

lo hizo y se fue y montó en el bus... como si nada, al fin Libre.

reconocí la estatua.

biquiños,

Unai & Uxue dijo...

Tremendo lo que se puede llegar a sufrir y aguantar para poder sentirse liberada/o.
Estremecedor y significativo tu relato.
Saludos

Higorca Gomez Carrasco dijo...

¡Las hay bravas! Pero mira no esta mal, siempre los culpables aparecen ellos, queremos igualdad ¿no?
Un montón de besos amiga.

Elena Lechuga dijo...

qué libertad más efímera

Alís dijo...

Wow, muy fuerte. Y, como dice Elena, qué libertad más efímera.

Me has sorprendido totalmente.

Besos

ARO dijo...

La foto es fantástica, el relato muy bueno; pero ese final tan terrible me ha dejado de piedra.

Folhetim Cultural dijo...

Olá neste sábado em meu blog minha coluna poética, uma homenagem ao grupo Roupa Nova e Bruno Martins no chá das 5. Conto com sua visitá lá.

informativofolhetimcultural.blogspot.com

Magno Oliveira
Folhetim Cultural

NEURIWOMAN dijo...

Que final mas inesperado. Un beso.

Albino dijo...

Jo, que fuerte. Me dejaste temblando. Menos mal que está ilustrado con una hermosa foto de los caballos de Oliveira. Conocí mucho al escultor y seguí el proceso de esta obra desde que era un boceto hasta situarla en la Gran Via.
Cordialmente