miércoles, 14 de octubre de 2009

SIN ELLOS

Siempre los veo en el mismo banco, muy arrugados y callados, con los ojos descansando en los niños que juegan.

Él lleva boina, ella un pañuelo oscuro anudado al cuello.

Sus manos reposan en el regazo y los bastones en el banco.

Son una pareja entrañable y siempre respondo a su mirada con una sonrisa de agradecimiento; ya son viejos amigos. Nos gusta reconocernos.

Hoy el miedo me ha atenazado, su banco estaba vacío.

Imagen: "Viejos", de Xosé Conde Corbal

21 comentarios:

Gala dijo...

Tierna imagen.
Son merecedores de todo el respeto y cariño.
Triste imagen de ese banco vacio.

Un beso

Marisa dijo...

Cuando aparecen vacíos
los bancos que con
sonrisas se llenaban,
entra agonía en el alma.

Te entiendo.

Biquiños

Aldabra dijo...

Un texto sencillo y conmovedor. ¡Me da tanto miedo la vejez! No poder valerme por mi misma, la enfermedad, la degradación...

Preocupación anónima. Algo parecido a lo que pasa con el blog. Echas de menos a alguien de los habituales, no porque no te deje un comentario, sino porque piensas ¿qué le habrá pasado, irá todo bien?
Por eso ya he dicho en alguna ocasión en mi blog que nunca me iré sin avisar. Si algún día desaparezco sin dar razón, será por algo malo. Esto me recuerda que tengo que decirle a mi hija como entrar. Y no soy pesimista, quiero la vida pero soy previsora, que es algo que viene muy bien.

biquiños.

Anhermart dijo...

Un texto minimalista, en su justa medida para cumplir su misión, que acompañado de una ilustración acorde a su contenido nos da el mensaje que pretende: Ternura.
Saludos.

Albino dijo...

Si a Aldabra le da miedo la vejez, a mi que ya estoy en la puerta, o a lo mejor en ella (De 80 para 81) no me asuste.
Lo que me da miedo son algunas consecuencias de la vez: amnesia, enfermedades, desorientacion.
Pero de momento sigo escribiendo, sigo haciendo deporte diario, sigo conduciendo, sigo disfrutando en teatro y conciertos, como bien y digiero mejor. ¿Que mas puedo pedir?
La vejez, muchas veces, llega porque uno no hace nada para evitarla, y eso lo comprobé cuando celebramos las bodas de oro de la licenciatura. Eramos unos 50 (nos lic enciamos mas de 100, así que ya había varias sillas vacías) y tuve que dar una leccion de quenes eran los Beatles, Elton John o Sabina y de Picasso decían que era un pintor extraño. Todos se habían quedado en Raphael y Julio Iglesias.
En cuanto a tus dos viejecitos, muy bien reflejados por Conde Corbal Corbal, pueden estar o no estar, porque los hombres no tenemos fecha de caducidad. Y el dia que llegue, llegará, pero hasta entonces, a vivir que son dos dias.
Un beso

Raposo dijo...

Gústoume o relato: tenro e fermoso. E esa última frase: impactante e precisa.
Apertas e parabens.

CANTACLARO dijo...

Sentido relato.

Sì, cuando el banco que siempre ocupan los mayores aparece de un momento a otro vacío cunden la alarma y los presentimientos, sin embargo puede ser que "alguien" los llevó de paseo.

Besitos,

Ana Lucía

.

Pamela dijo...

Y a mi un frío me ha recorrido la espalda pensando en qué pudo haberles pasado. Esas amistades de la calle se vuelven entrañables con el tiempo. Besos querida amiga

Tétis dijo...

Amiga Fonsilleda

Mais um magnífico texto que partilhas connosco, ilustrado por uma bela imagem.

A maneira terna e doce como descreves esses "viejos", esses teus companheiros e cúmplices de todos os dias, toca-nos bem fundo.

A frase com que terminas é de arrepiar e não deixa ninguém indiferente: Hoy el miedo me ha atenazado, su banco estaba vacío.

Obrigada amiga por nos mostrares essa tua sensibilidade que a todos nos toca, obrigada por esse sorriso que, decerto, aquecia a alma desse par de velhinhos.

Bikiños

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Estén donde está, sé que les segurás sonriendo.
Un saludo

abuelo Andrés dijo...

Es verdad es una imagen que te llega muy dentro de todo corazón,son dos abuelitos merecedores de todo elogio, todo cariño y de amor.Que triste ha tenido que ser ver el banco solitario sin esas sonrisas que ambos compartian.
Un abrazo.

Aldabra dijo...

te dejo este comentario que dejó nécora 56 en mi blog, como respuesta al post que publiqué con su foto, pensé que os gustaría leerlo ya que te menciona e igual no te enterabas:

Como siempre el último en hacer comentarios, aldabra sabe muy bien que no tengo mucho arreglo en eso....
Invierno, mar, estrellas... largo, inmenso e inalcanzable.
Creo que una mano firme y complice, sería la luz que muchas veces necesitamos, para acercarnos un poco mas a esa felicidad que obstinadamente se nos resiste.
Bueno con respecto al comentario de la foto; he de deciros, que en Monforte la cosa del verano es para no olvidar, pues fácilmente en agosto rondamos los 40; eso si, nos salva un bonito río que atraviesa la ciudad, lleno de ocas, patos y cisnes que dan una sensación muy agradable y de sorpresa especialmente al visitante.
Con el permiso de aldabra, quiero agradecerle la visita por mi blog a: fonsilleda e irene a quienes espero devolversela navegando por los suyos.
Un fuerte abrazo y de momento sigo en periodo de reflexión.

biquiños,

dyanna dijo...

Your blog is really interesting.I like it very much.I'm waiting for your new post.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Amiga mia,

Este pánico me ha atravesado más de una vez en la misma circunstancia. Una palabra amable por la mañana, un "Vai todo ben?" y de repente una sonrisa, amable, agradecida. A veces pensaba que el día de aquella señora giraba en torno de aquella frase que yo cada mañana le dirigía...Hasta que no pude.

La muerte me asusta, lo admito. He tenido una suerte infinita de poder disfrutar de mis abuelos de mis padres...Pero todos se van, poco a poco, dejando un vacio que no se puede rellenar. Pero lo peor no es e ahora sino el futuro...Lo que más me aterra pensar es que de mi muerte sólo se recordará mi mujer y mis hijos...Pero tras ellos sólo seré humo y niebla...

Fonsilleda ¿Y si no hay nada después de todo esto?. De momento me conformo con ser al menos amable con aquellos a los que pienso que lo merecen sin fijarme en su edad, ni sus vestidos, ni su condición ni raza, ni credo...Sólo si lo merecen...Y eso amiga lo sé tan solo con mirarles a los ojos.

Bicos

Zoe dijo...

te imagino mirándolos, aunque sea una fición tú siempre los mirarias y sonreirias, también sé que te dolería ver ese banco vacío. te imagino asustada pero también te imagino escribiendo algo para que ellos pasara lo que pasase se quedaran de alguna forma en ese banco para siempre....

bicos

zeltia dijo...

oye, ¡este post ni que lo hubiese escrito yo!
hace como unos dos años me pasó algo parecido, sólo que eran dos mujeres mayores.
nunca más las ví
desaparecieron el mismo día, las dos.
yo sentí pena, o angustia, o una mezcla.
pensé en ellas.
pero también pensé en mi.

Kim Basinguer dijo...

Si permanecen en el corazón,su recuerdo está nada mas mirar el banco.

RosaMaría dijo...

Hermoso el cuadro. Y lo que te ha inspirado dos veces hermoso. Seguro que los volverás a ver, tal vez no sean los mismos, pero esa imagen se repite siempre.
Un abrazo cariñoso

Rosa Cáceres dijo...

Precioso, poético...
Pero vamos a quitarle hierro: a lo mejor es que se habían ido a Benidorm con el Inserso.

Perdona la broma, tesoro.
El final es genial, estremecedor.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Una bella pintura, maravilloso relato, ese banco seguirá siempre hay y al pasar veras todavía su sombra, la sombra de esas dos personas que simplemente con tu sonrisa se sentían pagados y es que una sonrisa a veces hace milagros. Precioso, leerlo trae unos recuerdos del pasado, recuerdos que están grabados a fuego en el corazón de cada uno de nosotros.

Saludos y me gusta este blog

xenevra dijo...

y es ese miedo tan difícil de explicar, nada racional, que nos lleva de la incertidumbre del qué habrá sido, a la impotencia de no haber hecho antes eso de lo que ahora me arrepiento, hablarles, conocerlos.

No valoramos la grandeza de loq ue ya hemos ganado, la sonrisa, ni la certeza de que quizás, ese vacío, signifique algo mejor para el otro / los otros, que no para mí.

Un placer pasear estas letras