jueves, 4 de junio de 2009

¿PROTAGONISTA O VÍCTIMA?





AFÁN
BARRIL
ESPLENDOR
PATIDIFUSO
PEDERASTA
PENDIENTE
SINÓNIMO




Uno de mis cometidos, que se aparta de mi función pero que hago con placer, es leer la prensa a don Manuel. Hoy he tenido que explicarle cómo los delincuentes funcionan en la red. El anciano no entendía, pero yo tampoco.
Para olvidar tanta noticia nefasta, me asomo a la balconada para contemplar, como siempre patidifuso, “O Cabo do Mundo”.
Mientras, continúa la vendimia y los colores del incipiente otoño y el buen tiempo me regalan un magnífico espectáculo: al fondo, el meandro del Miño y aquellas pendientes en bancales, abarrotadas de cepas que los propietarios miman con afán y delicadeza.
Hace un lustro que trabajo en la bodega y el vino cada año es mejor. Nos codeamos con los grandes, brillando con esplendor en cualquier certamen o cata a la que nos presentamos. Hemos ganado premios nacionales e internacionales. Nuestros caldos comienzan a ser sinónimo de calidad y refinamiento.
Soy buen catador; mi padre me ha preparado regalándome toda su sabiduría. El paladar, olfato y la práctica, aparte de un sexto sentido muy afinado y atinado, hacen lo demás.
Siempre termino el día con un paseo por la parte más antigua: aquella primera bodega que guarda las cubas y barriles de roble francés, con más de un siglo.
Disfruto de los aromas y el frescor que se respiran. Como si toda la antigüedad y sabiduría que encierra, pudieran empaparme.

Sin embargo, mi vista rodó hacia aquel lugar que me estremece y que procuro evitar.
En la última gran cuba, al fondo a la derecha, en lo más oscuro y retirado, hay una placa que reza:

“Esta barrica permanece como testimonio de la barbarie. El innombrable pederasta, arrastraba hasta aquí a sus víctimas.”
Escairón 2004
Imágenes: Vinos Gallegos, Adegas Moure.- http://www.vinogallego.com/adegas-moure.html

5 comentarios:

Froiliuba dijo...

despues de tan bello panorama, de pensar en esa calma y quietud, ese final... es que te deja el vino helado
bssss

Caminante dijo...

Vaya forma de conducir sutilmente al lector a través de tanta belleza hacia un final que lo deja sin aliento!

Zoe dijo...

Menos mal que lo leí ahora y no por la noche, te habría culpado a tí de mi insomnio ;-).Mañana ya es casi hoy y mañana dos tolas pensaran mientras se miran y hablan ( más bien cotorreando)en la otra que falta, estarás aunque no estés( tenlo por seguro)...

BICOS ENORMES...

p.S : PERDÓN QUE NO DIJE CASI NADA DEL TEXTO, CONDUCES Y ELECTRIFICAS...GENIAL

Angelus dijo...

Interesante situación, plagada como siempre de una descripción que hace vibrar al lector.


felcidades Ana, un inquietante relato.

José do Neto dijo...

Hasta donde lleva un balcón de barandas.

Estoy a punto de encargar, a un buen ebanista, un balcón similar desde donde se otea una urbe, un rural, una bodega, una camelia… Ese balcón lleno de sextos sentidos, ¡¡Qué digo!!, de infinitas sensualidades capaces de indagar en un efímero pétalo de camelia “Victoria Eugenia”, olfatear de manera exquisita un vino tan exquisito, realidades sin rostro y tantas y tantas y tantas y tantas…
No es el espacio histórico, ni el espacio geográfico, ni el espacio real… Es el espacio de las percepciones que requiere un sentido singular que habita sólo en algunos seres, de manera natural, y que los papás y mamás deberían enseñar a sus criaturas desde antes de nacer para que no dependiera sólo del albur genético.
Yo me quedé ahí y lo demás me interesa menos porque lo imponen los vocablos iniciales que presientes que te van a llevar, en algún momento, a un término sinónimo de barbarie. Ahí radica este juego que te permite expresar tan hermosos territorios con las palabras sobre las que te recreas.
Las donicelas son como son y por eso se han creado tantas leyendas sobre ellas.
Hay que limitar, definitivamente, el número de letras en los comentarios. Siempre me paso. Nunca soy capaz de dar biquiños y continuar.