miércoles, 1 de octubre de 2008

TRADUCCIÓN SIMULTÁNEA



Aquella tarde, estabas en la terraza del bar que tantas veces
compartimos, con un café y leyendo; levantaste la cabeza y tus
ojos me miraron sin decir nada, pero mi corazón tradujo tu
silencio y abatida, supe que ya no me amabas.
Imagen de Google.- El Correo Digital: Roma siempre eterna.

5 comentarios:

Froiliuba dijo...

Ver eso en los ojos de la persona amada debe ser lo más terrible. Ojs de indiferencia, como si te traspasaran sin verte, qué terrible.
Y además en la terracita de un sitio "especial" jo, que duro.

Muy uen micro Ana, te vas superando cada día enhorabuena meiga.

millones de bicos

La signora dijo...

Clap clap clap.

ángel dijo...

Concreción del adiós, principio de nostalgia.


Muy bueno

Caminante dijo...

Qué triste... realmente cuantas cosas se pueden decir sin usar las palabras.

Balteu dijo...

Es un excelente micro, donde el silencio dice mucho más que las palabras, me gustó mucho.

Un bico.