viernes, 2 de abril de 2010

PASIÓN

Barrio viejo, balcón prestado.
Tras el albero de la fachada,
en la negra sombra de la noche,
candelas de llanto y fanfarria.

Lágrima prendida en unos ojos negros,
tensa y doliente la mirada,
vestidura opaca, enlutada,
como conviene en Semana Santa.

Porte altivo y manos en garras.
De lejos llega un silencio de saeta cantada.
El duelo codicia aquel deseo ingrato,
de muerte y crónica pasada.

Mientras, reza y grita callada.


Imagen:
Boceto de Sorolla: "Los nazarenos".

15 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

Que españoles los versos, que española severidad de un llanto, que españoles los lutos y codicias del deseo.
Ana, qué hermoso grito reprimido y cuanto duelo.
Bicos de tu amigo REL

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola:

El balcón prestado de algún amigo, que permitía ver la Procesión.
Cuando era pequeña, si que había ido a casa de alguna amistad a compartir el balcón para ver la procesión.

Un abrazo. Montserrat

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola:

El balcón prestado de algún amigo, que permitía ver la Procesión.
Cuando era pequeña, si que había ido a casa de alguna amistad a compartir el balcón para ver la procesión.

Un abrazo. Montserrat

Marisa dijo...

Qué bien te ha salido
este poema de la pasión,
fiel reflejo de la
realidad que vivimos
en estos días.

Biquiños

Froiliuba dijo...

Anda si se nos va a volver saetera y todo !!!!


Te estas "andalúzando" eh, con poemas lorquianos y sentires de Pasión, precioso para el momento.

Zoe dijo...

la saeta, el nazareno, los pasos , las velas, el negro luto mientras discurre la historia y el olor a incienso...es un poema como detenido en el tiempo desde un balcón pestado...precioso para el tiempo de ahora. Tantas veces he visto y he sentido lo que describes , desde mis ojos prestados hasta otros balcones...Hoy huyo porque ya no es lo mismo y mira la casualidad me reencuentra con ello en este delicado poema y en él está lo que antaño sentí...
y encima un boceto de Sorrolla, él que es uno de mis preferidos

bicos

The seeker dijo...

Contundente.
Deja sin aliento...

Caminante dijo...

Pues mira que no soy muy de procesiones y sin embargo esos versos me han llegado. Si es que tú lo vales, Paca.

Aldabra dijo...

hermosos versos, supongo que quien vive la semana santa con pasión habrá de sentir todo eso.
biquiños,

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Muy bien captado el momento, me gusta Sorolla y todos sus bocetos, me ha encantado tu poema, que importa Vigo, o Sevilla, es ese lugar donde poder ver aquello que nos llena.
Un fuerte abrazo

Pamela dijo...

La única Semana Santa pasada en tu país me ha quedado grabada en el corazón, es ahí donde comencé a entender algo del alma de la Madre Patria

Raposo dijo...

Fermosos versos.

Alís dijo...

Solemne.
No me gusta la Semana Santa (sí me gustaba de niña), quizá por lo mismo: su severidad, solemnidad, duelo...
Ese final es sublime:
Mientras, reza y grita callada.

Besos

XoseAntón dijo...

No, nunca me ha gustado la semana "santa", no; no entiendo cómo se puede confundir pasión con dolor; pero siempre me han conmovido las saetas. Y estos versos son preciosos.

Bikiños

moderato_Dos_josef dijo...

Semana Santa ya pasada. cuantos crucifijos y santones desfilaron ante mis ojos...
Un placer visitar tu blog
Un abrazo de josef.