viernes, 24 de julio de 2009

INCOMPRENSIÓN

En aquella playa, tras una puesta de sol con todos los dorados, malvas y rojos a su servicio, sentado en esa línea irregular que separa la arena húmeda de la seca, se dejaba invadir por un paisaje que había llegado a amar con tanta pasión como ella.

Anocheciendo ahora, con el mentón apoyado en las rodillas, pensaba que las estrellas deberían formar parte de aquel mar que, de manera misteriosa, estaba sereno.

A pesar de la placidez del momento, notaba el frío invadiendo su corazón; ¿por qué esta soledad?

Alzó los brazos y gritó su nombre, pero nadie contestó.

7 comentarios:

José do Neto dijo...

Balada incomprendida

Inmensas planicies marinas donde la brisa calma del mar consulta intemporalmente a las arenas. Con ondas que frotan suavemente a beiramar, sin chíos de pájaros acurrucados en sus cantiles. Costa sin refugio, litoral policromo de ocasos vespertinos, estelas de espumas intermedias, espectros errantes de barcos naufragados… Es el silencio allí. Es el dorado, malva y rojo silencio mientras el mareante solitario deshoja la rosa naútica en soledad. Está, no está, sí, no… Yergue, por fin, su mirada sobre la línea sin fin. No, no está. Soledad.
¡¡Qué hermoso e inspirador texto, Trasdeza!!
¡¡Estupendo!!Eres un privilegio

Ulysses dijo...

muy buen texto, he sentido la soledad.

Saludos

merce dijo...

Que bueno!!!

mar...
colores...
ausencia...
soledad.

Besos.

Marisa dijo...

Estupendo.
Soledad incomprendida.

Besos

Zoe dijo...

Uno se siente mas pequeño y más solitario ante la inmensidad.Pero ¿repararíamos en esa belleza en toda su plenitud sino fuera en esos momentos solitarios???.Somos un grano de arena en la orilla de una playa, a veces húmedo a veces seco...pero parte de ella.Tu policromía solitaria no es sólo no incomprendida es además admirada...

bicosssssssss...

el tres...a las 7.30 de la mañana...voy a obligar a algunos a madrugar ¡¡¡¡ajajajaj

Albino dijo...

Ahora ya se que la playa puede ser Samil o Canido.
Me guistan las puestas del sol en la ria de Vigo, donde las Islas Cies lo van ocultandolo primero. Me figuro, casi te veo, con el menton pegado en las rodillas y soñando más que pensando.
Te deseo sueños muy felices.
Un beso

Aldabra dijo...

¿por qué no había descubierto antes este blog tuyo?...

ha sido una suerte dar hoy con él.

un texto estupendo, que me trae a la retina, imágenes de esta tarde de playa.

biquiños,